Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

¿Se puede soñar con la grandeza en el fútbol y en la política en España?

Me hago eco de un email enviado por ÁNGEL ANDRÉS JIMÉNEZ BONILLO, exárbitro de fútbol, y Presidente de la Asociación "Deporte Sin Insultos".

Hace unos años, pensé que merecía la pena entregarse a la lucha por un deporte (en mi caso, el fútbol) sin violencia (ya sea física o verbal). Desde mi labor como árbitro, empecé a dar pasos en este sentido en enero de 2007 con un primer artículo titulado "Por la dignidad del árbitro y del deporte", en el que manifestaba que en los encuentros que yo arbitrase no permitiría muestras de violencia física o verbal ni dentro ni fuera del terreno de juego, argumentando el porqué, por supuesto (al propio artículo me remito, y lo incluyo al final de este correo por si alguien desea consultarlo).
Tiempo después, con la ilusión compartida por otras personas, nació la Asociación Deporte Sin Insultos, cuyo principal (y podría decirse que único) objetivo ha sido condenar lo condenable y ofrecer propuestas para ayudar a hacer del deporte …

¿Qué hacemos ante la violencia en el fútbol?

Mi amigo ÁNGEL ANDRÉS JIMÉNEZ BONILLO, exárbitro de fútbol, y Presidente de la Asociación "Deporte Sin Insultos", ha escrito lo siguiente:

Coincido con Diego Pablo Simeone en que lo que se vivió el pasado día 30 de noviembre de 2014 antes del partido Atlético de Madrid – Deportivo de La Coruña “es un problema social, no del fútbol”. Vamos, un problema de educación. Ahora bien, la gran pregunta es qué están dispuestos a hacer los dirigentes del mundo del fútbol y los periodistas deportivos para que ese “problema social” empiece a ser sanado. Porque, desde luego, es inimaginable que suceda algo así en el ámbito del rugby o del golf, y, si pasara, todos nos escandalizaríamos. Este es el quid de la cuestión. Por tanto, el objetivo es poner la mayor distancia posible entre el fútbol y la violencia. Por ejemplo, la violencia verbal (los insultos, sin ir más lejos) debe ser explícita y continuamente condenada por los medios de comunicación, por las federaciones y por …