¿CON QUIÉN TRABAJA EL PSICÓLOGO EN UN EQUIPO DE FÚTBOL PROFESIONAL?

Esta es una cuestión que muchas personas se plantean, incluso aquellas cercanas al club. Hay que señalar que los colectivos con los cuales el psicólogo va desarrollar su labor en la Sociedad Anónima Deportiva (SAD) va depender del punto de encuadre en el organigrama y de las funciones que acuerden o especifique su contrato. Aquí vamos a citar a los potenciales colectivos:

1. Los jugadores del primer equipo. Si el trabajo del psicólogo es con el primer equipo, no cabe duda que será uno de los principales objetivos a cubrir. Los objetivos con este primer colectivo van a depender de los planteamientos técnico-tácticos del entrenador y de la evaluación inicial de puntos fuertes y puntos débiles de cada jugador. Esta evaluación permitirá construir una programación individualizada. El objetivo principal es mejorar los recursos de acción individuales y colectivos.

2. Jugadores de los equipos filiales. Si atendemos a la conceptualización otorgada por diversos clubs a los equipos filiales, podemos suponer este trabajo de gran importancia. Consideramos dos grandes objetivos para cubrir con este colectivo, la detección de talentos deportivos y la enseñanza de habilidades psicológicas básicas. No cabe duda que estos objetivos pueden ser más extensos en la medida que haya más psicólogos trabajando en el club. Con este colectivo podemos asumir los objetivos propuestos para el primer equipo en función de los recursos existentes.

3. Jugadores de la cantera. La intervención con este colectivo se realiza a través del entrenador, más adelante la denominaremos como intervención mediada, salvo casos especiales que deberán ser abordados por el psicólogo. Los objetivos fundamentales deberán estar orientados a optimizar los procesos de socialización y a la detección de talentos deportivos.

4. Cuerpo técnico del primer equipo. Jugadores y miembros del cuerpo técnico están sometidos a altos niveles de estrés. Aunque cada persona responde o percibe de manera distinta estas situaciones estresantes, parece evidente la gran importancia que tiene para los integrantes del cuerpo técnico, poseer estrategias de afrontamiento. Jugadores y cuerpo técnico cada semana se pueden sentir evaluados a lo largo de diez meses. Es importante que los miembros del cuerpo técnico tengan no solo estrategias de afrontamiento y buenos procesos de autorregulación. La toma de decisiones, principalmente en los partidos, dependerá en buena medida de estos dos procesos. Junto a esto, además, puede ser de gran interés para el entrenador las recomendaciones del psicólogo en la presentación de argumentos (efecto de recencia vs. primacia, etc), utilización de argumentos (racionales vs. emocionales), orden de presentación en la utilización de argumentos (ruta periférica vs. ruta central), comunicación no-verbal (utilización de manos, posturas y gestos). Todo esto puede ser de gran utilidad tanto en las ruedas de prensa como, y principalmente, en charlas prepartido donde el entrenador debe dar una visión del juego, de los aspectos más racionales (estrategia, táctica, etc) y propiciar una implicación y un compromiso emocional de los jugadores.

5. Técnicos equipos de la cantera. Un trabajo de gran importancia radica en jornadas de formación e intervención mediada con los técnicos de la cantera. Por un lado es importante suministrar las mismas estrategias de afrontamiento que al cuerpo técnico del primer equipo. Además, un objetivo importante será el relacionando con llevar a cabo un proceso de socialización óptimo. En este proceso es importante que los técnicos conozcan la importancia de los procesos de influencia social y el funcionamiento de los principios básicos de aprendizaje (refuerzos –positivo y negativo- y castigos –positivo y negativo-).

6. Escuela de padres. Los padres son los agentes más importantes en los procesos de socialización, por esto es fundamental que reciban información acerca de las impliacaciones y consecuencias que tiene para su hijo el comportamiento que ellos puedan tener en los entrenamientos y en las competiciones. El objetivo fundamental con este colectivo será sumnistrar información sobre socialización y los beneficios que el fútbol “planificado y organizado” pueden aportar al desarrollo de sus hijos, frente a la práctica de un fútbol carente de organización, sin planificación de objetivos educativos y con “supuestos profesionales” que dan trato vejatorio a los niños.

7. Evaluación de la gestión y de la calidad. En una Sociedad Anónima Deportiva el análisis de la calidad, de la gestión y por ende de los servicios que presta aparece como empresa capital. El psicólogo, debido a su formación en organizaciones, recursos humanos, metodología y estadística puede afrontar este reto. Como ya ha quedado expresado anteriormente, esta cuestión dependerá de los recursos y del tipo de acuerdo (Morales, Hernández Mendo y Blanco, 2005).

8. Colaboración escuelas de árbitros locales. La importancia del trabajo psicológico con jueces y árbitros ha quedado suficientemente avalada en diversas trabajos. Este aspecto quedará supeditado a las relaciones que mantengan los clubes con las escuelas de árbitros. En todo caso, uno de los objetivos fundamentales con este colectivo será la enseñanza de estrategias y habilidades de autorregulación y afrontamiento que le permitan tomar decisiones adecuadas.


La bibliografía citada en esta exposición se puede encontrar en Hernández Mendo, A. (2008). Intervención psicoloógica en equipos de fútbol profesionales: Una innovación pendiente de realidad. En J. Catellano, Fútbol e innovación (pp.201-220). Sevilla: Wanceulen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de la Ciencia: (6) Sobre el origen del término deporte

Cuentos de la Ciencia: (3) Alicia en el país de la maravillas y las metáforas de la ciencia