ASPECTOS PSICOLÓGICOS QUE INCIDEN EN EL RENDIMIENTO DEL GOLFISTA


Hace unos años publique una serie de artículos sobre los aspectos psicológicos implicados en el golf y que ahora reedito en este formato.

Algunos de los mejores profesionales del golf, como Jack Nicklaus o Severiano Ballesteros entre otros, han realizado afirmaciones como “el músculo más importante para jugar al golf es el que está entre las orejas” o “... un deporte que consta de dos partes: golpear la bola y dominarse a uno mismo en el campo” o “el golf es muy complicado y, al menos un 80%, es mental”. Incluso los jugadores aficionados con un handicapalto afirman que un porcentaje muy amplio del juego depende de la mente. Atendiendo a estas afirmaciones y a la cantidad de bibliografía escrita sobre el golf podemos constatar la importancia de los aspectos psicológicos en el golf.

Jack Niclkaus dice del golf que es un juego de interior y es que mientras la bola esta parada se suceden una gran cantidad de pensamientos que pueden influir negativamente, podemos experimentar cambios fisiológicos en nuestro organismo, problemas de concentración y atención o experimentar sensaciones de cansancio tanto físico como mental, que se acumulan a la hora de golpear la bola influyendo en la calidad del golpe. De aquí la importancia de los aspectos psicológicos en el golf, para hacerse una idea, según distintas aproximaciones, el tiempo de juego interno (elegir el palo, seleccionar el golpe a ejecutar, calcular la distancia, controlar determinadas variables psicológicas, reacciones, sensaciones y pensamientos tanto previas como posteriores al golpe) es de unas 3 horas y 45 minutos, mientras que el juego externo (golpear la bola) es de unos 15 minutos.

A pesar de estas apreciaciones, un golfista no puede basar todo su entrenamiento en el aspecto psicológico. El aspecto psicológico es un complemento a su entrenamiento físico, técnico y táctico, no da solución a todos sus problemas. Pero sin embargo, tampoco podemos dejarlo olvidado. Un jugador de golf dedica muchas horas en el campo de prácticas mejorando su swing, y sin embargo no entrena el aspecto psicológico de su juego . Es cierto que a mayor nivel técnico más posibilidades de jugar bien y más fuerte se siente el jugador porque ganará en control de la situación y su autoconfianza se verá reforzada. Pero ¿qué pasa cuando llega un momento de presión, por ejemplo?, la técnica ayuda al golpeo de la bola pero no es suficiente para controlar determinadas situaciones críticas del partido.

Por lo tanto, el golfista no sólo se enfrenta a “dificultades físicas”, también se enfrenta a “dificultades mentales”. El trabajo técnico busca superar “dificultades físicas” (bunkers, greenes rápidos o demasiados lentos, calles estrechas, etc.), mientras que el trabajo mental busca superar las “dificultades mentales” (pérdidas de concentración, aumento del nivel de activación, pensamientos negativos, autoafirmaciones incorrectas, etc.). Algunos de estas dificultades mentales son:

· Tras un fallo en un golpe, comenten varios fallos más.

· No meterse en el partido.

· No estar atento a su juego y sí al del compañero.

· Encontrar pretextos para explicar su mal juego.

· Estar pensando en situaciones futuras (verse ganador) o pasadas (acordarse de un mal golpe anterior).

· Plantearse resultados y no como conseguir esos resultados.

· No realizar una evaluación objetiva de sus posibilidades y jugar por encima de estas.

· Buscar golpes siempre perfectos y no tener soluciones para cuando no sucedan estos golpes (Jack Nicklaus cuando jugaba decía que siempre tenia siete golpes que iba a fallar).

· Tener pensamientos ajenos al partido.

· Tener miedo a fallar un golpe fácil, a perder, etc.

Todas estas “dificultades mentales” están relacionadas con aspectos psicológicos que van a influir en el rendimiento del golfista. Estos aspectos psicológicos son la autoconfianza, la motivación, el estrés, el nivel activación, la atención y procesos a la que esta afecta, entre otras. Lo importante es que no tienen que dejarse al azar. Las variables psicológicas se pueden entrenar con la ayuda de un psicólogo del deporte. La labor del psicólogo es convertir al jugador en autosuficiente, esto es, que sepa utilizar las técnicas en aquellos momentos donde son necesarias, pues el golfista es quién esta jugando y quién conoce lo que en ese momento necesita. Lo importante es que disponga de recursos para ese momento crítico y que sepa utilizarlos adecuadamente. Para ello, debe de adaptarlas progresivamente a su entrenamiento, entrenándolas al igual que entrena la técnica, hasta que formen parte de su repertorio de recursos y pueda aplicarlas con garantías en competición.

En resumen, lo que se busca con la preparación mental es que el golfista controle aquellos aspectos mentales que dificultan el desarrollo de su juego y que por lo tanto afectan a su rendimiento. Se hece necesario optimizar los recursos del golfista en el campo para que pueda controlar sus propias conductas, con el objetivo de que pueda poner en práctica las técnicas cuando las necesite y que consiga ser lo más autosuficiente posible en el campo. Estas son las metas del entrenamiento mental.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de la Ciencia: (6) Sobre el origen del término deporte

Cuentos de la Ciencia: (3) Alicia en el país de la maravillas y las metáforas de la ciencia