Iniciando la partida

Cuando me siento a escribir creo tener las mismas sensaciones que al colocar la bola al inicio de la primera calle, hay mucho juego por delante. Tengo el convencimiento interior que a estas alturas todas las personas que tienen algo que ver con el golf saben –y valoran- adecuadamente, la importancia de los factores psicológicos. En este post mi pretensión no es otra que hacer una declaración de intenciones. No pretendemos dar consejos o soluciones con espíritu de piedra filosofal o panacea que les ayuden a mejorar su handicap o que los conviertan en grandes profesionales, muy por el contrario, el objetivo será establecer una comunicación que ayude a cada lector a reflexionar sobre cada uno de los aspectos psicológicos de su juego.

En un artículo anterior que habíamos escrito Javier de Miguel y un servidor nos hacíamos eco de afirmaciones como “el músculo más importante para jugar al golf es el que está entre las orejas” o “... un deporte que consta de dos partes: golpear la bola y dominarse a uno mismo en el campo” o “el golf es muy complicado y, al menos un 80%, es mental” procedente de profesionales de la solvencia de Jack Nicklaus o Severiano Ballesteros. Pero no vayan a pensar ustedes que esto es patrimonio de los grandes jugadores, muy al contrario muchos jugadores aficionados con un handicap alto afirman que un elevado porcentaje del resultado depende del juego mental.


Evidentemente no vamos a caer en la siempre fácil trampa de considerar los factores psicológicos como una condición sine qua non , pero sí es científicamente cierto que el entrenamiento psicológico mejorará sensiblemente los recursos de acción del jugador, y por ende, su juego y su ejecución técnica.

¿Cómo se consigue esa mejora?. Trabajando y entrenando los factores psicológicos. El entrenamiento psicológico es un complemento al físico, técnico y táctico, no da solución a todos los problemas, pero ayuda a la resolución de casi todos. Un jugador de golf dedica muchas horas en el campo de prácticas mejorando su swing, y sin embargo no entrena el aspecto psicológico de su juego Es cierto que a mayor nivel técnico más posibilidades de jugar bien y de experimentar mejores sensaciones porque ganará en el control de la situación, y su autoconfianza se verá reforzada.

¿Jugamos una partida?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de la Ciencia: (6) Sobre el origen del término deporte

Cuentos de la Ciencia: (3) Alicia en el país de la maravillas y las metáforas de la ciencia