Cuentos de la Ciencia: (6) Sobre el origen del término deporte

Hace unos años cuando escribía mi tesis doctoral en la Universidad de Santiago de Compostela, dedique un epígrafe del primer capítulo al origen del término deporte, este epígrafe luego fue publicado en la revista digital efdeporte (http://www.efdeportes.com/efd17/deporte.htm) y vuelto a publicar en la revista portuguesa "Desporto".

La palabra deporte proviene del latín deportare y no del vocablo inglés sport. En este sentido el Diccionario Etimológico de la lengua castellana de Joan Corominas (1980) dice "Deporte 'placer, entretenimiento; antiguamente hacia 1440 (y depuerto, s. XIII). Deriva del antiguo deportarse 'divertirse, descansar', hacia 1260, y éste del latín deportare 'traslado, transportar' (pasando quizá por distraer la mente); en el sentido moderno de 'actividad al aire libre con objeto de hacer ejercicio físico" deporte fue resucitado en el siglo XX para traducir el inglés sport (que a su vez viene del francés antiguo deport, equivalente al castellano deporte)" (p.205). 

Pernavieja (1966), lleva a cabo un recorrido exhaustivo de las diferentes acepciones de este término a lo largo de la historia. La primera referencia a esta palabra la encuentra en el provenzal y de ella pasa a otras lenguas romances como el francés o el castellano. Etimológicamente esta palabra se utilizó para referirse a regocijo, diversión, recreo, etc. La primera vez que aparece atestiguada con este significado es en un poema de Guillermo de Poitiers, VII conde de su nombre y IX duque de Aquitania:
Anc non la vi et am la fort,
anc no n'aic dreyt ni no×m fes tort;
quan no la vey, be m'en deport,
no×m pretz un jau,
qu'ie×n sai gensor et bellazor,
e que mais vau

(VI 31-35)



La traducción de los versos siguiendo la ofrecida por Riquer (1948), que es la utilizada por Piernavieja (1966) es:
Nunca la vi y la amo vivamente,
nunca tuve de ella favor ni me hizo ofensa;
cuando no la veo, prescindo de ella;
no me importa un gallo.
Porque sé [una] más gentil y más hermosa,
y que más vale
Piernavieja considera que el tercer verso podría traducirse de la siguiente manera:
cuando no la veo, también me divierto [sin ella];
En España la forma verbal deportar aparece por primera vez en el Poema del Mio Cid (1140).
"Los que iban mesurando      e llegando delant
luego toman armas      e tománse a deportar,
por çerca de Salón      tan grandes gozos van".

(Poema de Mio Cid, v.1513-1515)
"sinon amas sus mugieres      doña Elvira e doña Sol:
deportarse quieren con ellas      a todo su sabor"
(Poema de Mio Cid, v.2710-2711)
La primera vez que aparece con el significado de diversión en forma de ejercicios físicos, es en el libro de Los Milagros de Nuestra Señora de Gonzalo de Berceo:
"Venie un iudezno natural del logar
Por savor de los ninnos, por con ellos iogar:
Acogienlo los otros, no li fazien pesar,
Avien con él todos savor de deportar".

(Mil. XVI v.355d)

Una de las principales conclusiones a la que llega Pernavieja (1966) es que la primera acepción de la palabra deporte es la de diversión en forma de ejercicios físicos.


Bibliografía


Hernández Mendo, A. (1999). Acerca del término deporte. Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital, 17, diciembre  http://www.efdeportes.com/efd17/deporte.htm [Consulta: 16 diciembre1999]. ISSN 1514-3465. RNPI 976811. Artículo reeditado con el título Sobre o termo "Desporto" en Desporto, nº 9,10,11,12 de 1999, pp.24-35. ISSN 0873-8262. Depósito Legal nº 121786/89.

Piernavieja, M. (1966). Depuerto, deporte, protohistoria de una palabra. Citius, Altius, Fortius 1-2, (VII), 5-190. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de la Ciencia: (3) Alicia en el país de la maravillas y las metáforas de la ciencia